Siempre hay algo peor

miércoles, 22 de julio de 2015

Hace unos días te contaba que andaba llorando por las esquinas un poco baja de moral. Pues bien, el diagnóstico es favorable, estoy mejor. ;)
Me habéis ayudado a relativizar mi decepción. Y es que, una de las frases que más he oído estos días ha sido: Tranquila, lo has hecho muy bien. Además, hay cosas peores. 

Pues sí, no hay nada más infalible para olvidar un problema que tener uno más gordo. Y es que, cuando pensaba que mi vida no podía ser más horrible (y no exagero nada, nada de nada) me ha pasado lo peor de lo peor. 

Hoy me iba a la academia de costura y... ¡No tenía nada que ponerme! Después de desordenar todo el armario y hasta rebuscar en el montón (montonazo) de la ropa para planchar, me he puesto un vestido negro, las converse y una gabardina. He salido de casa sin estar convencida del todo y el horror ha llegado cuando he cruzado el portal y me han dado los primeros rayos de sol. 
¿Qué son esos pelos negros que tengo en las piernas? ¡Estoy sin depilar! Y mi blancura no ayuda a disimularlo... ¿Cómo puede ser que los pelos de las piernas crezcan a esa velocidad? ¿Y por qué en casa no se me veían? Hay cosas que ni la ciencia puede explicar...

Total, que he tenido que volver a casa y ponerme pantalón largo. He mantenido las converse y la gabardina y he añadido el top que me hice con una tela india. 

¿Qué os parece el look? Lo he resuelto bastante bien, no? ;p

Tengo que ensayar mi cara de concentración. Pero a que mola mi bolso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias!